jueves, 5 de abril de 2012

Con el Doramas, los derechos del niño salen a la calle

Hace dos sábados quedamos por la mañana en el local todo el grupo excepto los escultas que estaban de acampada en el Cortijo de Huertas. Nos vimos para hacer nuestras reuniones normales, pero también para prepararnos para pasar la tarde en el barrio de 'Casablanca III' que estaban de fiestas. También aprovechamos que estábamos casi todos y que Potage podía venir para ensayar la canción.


Por su parte, los castores y los lobatos, además de reunirse, jugar y escuchar algún consejos de Malak o alguna máxima de Baloo, aprovecharon para preparar unos carteles que llevarían a las fiestas del barrio. Los lobatos ya conocían los derechos del niño así que hicieron 3 carteles, el del derecho a aprender, el del derecho a expresarse y el del derecho a tener nombre. Los castores aprendieron que los niños tenían derecho a jugar e hicieron el cartel para ese derecho y uno con el nombre de grupo.

La tropa también se preparó para lo que íbamos a hacer por la tarde y ensayaron con el resto del grupo,  pero además trabajaron de cara a la acampada de la siguiente semana, el esperado campamento de primavera. Elaboraron su menú y revisaron todo su material para eso estar 'siempre listos' llegado el momento.

¿Quieres saber que pasó después de comer en el local e ir a coger la guagua a San Telmo? Haz click en 'Seguir leyendo'.

En la guagua nos subimos nosotros... y el gran cartel del carnaval para sacarnos fotos. Fue una pequeña aventura con mucho calor y caras de asombro en el resto de usuarios. Por el camino hicimos una amiga que se alegró mucho de ver tanto niño junto y terminó sacándose una foto con nosotros.


Al llegar allí hicimos uso de nuestra capacidad de despliegue y montamos nuestro pequeño puesto scout, que curiosamente era una caseta y varios puestos donde enseñábamos los derechos de los niños, tanto entre nosotros, como a las gentes del barrio.



En uno de ellos pusimos a disposición de todos los vecinos diversos juguetes para que los niños ejercieran su derecho a jugar. En otro, Akela y Fran, el rover, ayudaban a los niños a ejercer su derecho a aprender con una serie de experimentos cortos.







En otro puestillo, como las gentes del barrio... nuestros castores se maquillaron las caras con vivos colores que dieron lugar a que los niños del barrio se acercaran a pintarse también en nuestro "set de maquillaje de Carnaval", cedido con muchísima generosidad por parte de estos pequeños. Se ve que han aprendido muy bien lema "COMPARTIR". Las amigas del bosque se quedaron muy contentas de lo bien que se portaron.



En los otros dos puestos que montamos pudimos ejercitar dos derechos más, el derecho a un nombre, haciendo un taller de reutilización de latas de refresco en la que podíamos poner nuestro nombre, y el derecho a expresarse, con un gran mural donde escribir lo que quisiéramos.



MÁS FOTOS:
























No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar dentro del blog: