martes, 25 de octubre de 2011

BUSCANDO EL COLOR NARANJA

Hola:


Mi nombre es MALAK. ¿Se acuerdan de mí? Soy ese viejo Búho que un día estuvo con los amigos del Bosque, y que le daba consejos a los Castores. Si recuerdan, les dije una vez que no me iba del todo, sino que desde un árbol más alto, les iba a seguir vigilando, y procurando que nada malo les pasara.

Y así ha sido. Este tiempo me ha servido para ver lo bien que han estado haciendo las cosas sin mí, y todo lo que han aprendido de nuevo.

Ahora vuelvo, no sé hasta cuando, ni en calidad de qué, pero de momento lo hago para contarles un bonito cuento. Este cuento habla de esperanzas, de esfuerzo, de muchas ganas de seguir haciendo cosas nuevas y de renovadas energías para tod@s. Habla de aprender de errores del pasado, para transformar el presente en un futuro mejor.

Como todos los buenos cuentos, éste tiene parte de historia, parte de leyenda y parte de realidad. Ya verán.

No hace tanto, tanto tiempo, en una isla llamada TAMARÁN, vivía un noble guerrero llamado ANCOR, en la orilla del río al que llamaban GUINIGUADA. Un día se encontró con una extraña ave, a la que todos llamaban HUBARA. Este ave estaba algo triste porque se sentía que tenía poc@s amig@s para jugar, y sabía que no muy lejos, en una montaña, llamada TINDAYA, encontraría nuevos amigos.

ANCOR, se propuso ayudar, como lo había hecho siempre con otras personas, a la pequeña HUBARA, y juntos emprendieron el camino hacia TINDAYA. El día estaba muy caluroso, porque MAGEC, el Sol, alumbraba con toda su fuerza y esplendor. “Eh, MAGEC”, dijo ANCOR, ¿por qué no aflojas un poco tus rayos de sol? Es que hace muchísimo calor. No te preocupes, respondió MAGEC, si sigues caminando un poquito más, encontrarás un árbol frondoso y grande, que te cobijará con su sombra. Se llama MOHWA, y bajo sus ramas viven unos pequeños lobos, muy simpáticos. Además, por la noche, cuando yo me voy a dormir, aparece mi hermana pequeña, ENAC, la luna, y los lobos se reúnen a hablar de sus cosas, de lo bien que lo han pasado en el día, de los problemas que han tenido y como los han resuelto, de lo que van a hacer al día siguiente. Ya verán que les va a gustar.

Y así fue. Caminaron un poquito más, y tal y como dijo MAGEC, se encontraron al árbol MOHWA y se cobijaron a su sombra. Y tal y como había dicho, al caer la noche, alumbró en el cielo ENAC, que les dijo, ¿saben qué? Hoy es un día especial, porque con mis amigos los lobos, tenemos invitados. Por eso he decidido que hoy, voy a brillar al completo, y me transformaré en luna llena, esa a la que los lobos llaman BARELACHAND, y bajo la cual, todos se reúnen.

Maravillados con el bonito espectáculo que estaban viendo, y muy contentos con la acogida que les dieron los lobos, pronto todos cayeron en un profundo sueño y empezaron a imaginar, la de cosas buenas que podrían hacer todos juntos, ANCOR, HUBARA, MOHWA, TINDAYA, MAGEC, ENAC y BARELACHAND, conviviendo juntos, a la orilla del río GUINIGUADA en la isla de TAMARAN.

¿Qué les parece como va el cuento? A mi me gusta mucho, pero noto que todavía hay personajes que tienen que aparecer. ¿No les parece? Pues claro que sí, porque esta historia no ha llegado a su fin.

Aquella misma noche, les despertó el gran estruendo que hacía el rugir de un viejo volcán al que tod@s llamaban ECHEYDE, el infierno, porque en su interior habitaba despierto el fuego y la pasión más intensa y contenida que se conocía. Elevó al cielo una espléndida actuación de luz y color.

ECHEYDE, les dijo: “Durante la noche he visto que tod@s ustedes hablaban de proyectos, de nuevas aventuras, y de cantidad de cosas que iban a hacer juntos a partir de ahora. Estoy bastante harto de estar quieto y callado. Por lo que he decidido dejar de estar en silencio y pronunciarme. Me uno a ustedes, desde hoy. Cuenten también conmigo”.

La nueva comitiva, iba ganando participación, y a medida que avanzaban a su nuevo destino, iban ganando en la ilusión y en las ganas que te dan las nuevas expectativas, y los nuevos proyectos. Se iban llenando de energía, alegría, felicidad, ilusión y creatividad.

Siguiendo su camino llegaron al mar, donde en su costa habitaba un viejo aborigen, al que todos llamaban ACAICATE, el del corazón grande. Sus casi 50 años, le habían dotado de muchísimas experiencias vividas con muchísima gente diferente. Unas buenas, otras mejores, y otras no tanto, pero todas muy satisfactorias. Pero se notaba cansado y con muy pocas fuerzas para seguir su camino en solitario.

Entonces se dirigió a nuestro grupo de amig@s y les comentó: ¿Saben?, creo que me uniría a ustedes, por la sencilla razón que están hablando con un entusiasmo, con una determinación y un ánimo, que estoy convencido que les llevará a lograr éxito. Y eso estimula muchísimo. Por eso, me viene a la memoria el principio dE mi razón de ser, que me supera en el doble de mi vida de mi historia más cercana, hace ahora mismo 104 años, donde unos 20 jóvenes acamparon en una isla llamada BROWNSEA, donde se les comenzó a enseñarles, también con muchísima ilusión una nueva forma de vida.

Por eso, creo, que como en BROWNSEA y aquella gente que plantó una semilla que se hizo grande, muy grande, nosotros ahora todos juntos, crearemos algo nuevo aprendiendo de nuestras experiencias y tradiciones anteriores, eliminando los vicios que podamos tener y sobre todo corrigiendo errores. Seguramente, cometeremos otros, pero sabremos solventarlos.

Todos nuestros amig@s, vieron que la idea era buena, y que empezaba a tomar forma. Hay que trabajar todavía mucho en ella, pero vamos a darle por lo menos color.

Pensaron en un color que libere las emociones negativas, que te haga sentir menos inseguro, menos penoso, más comprensivo con los defectos de los demás y que te aporte ganas de perdonarlo todo. Un color que represente la fortaleza y la resistencia.

Y comprendieron, que la naturaleza utiliza diferentes tonos de NARANJA para indicar la transición o puente entre dos factores, para indicar la caída estacional del verano con la entrada del otoño. Y decidieron adoptarlo, como inicio de su nueva vida.

Y hoy, yo MALAK, hasta aquí puedo leer. A partir de ahora, este cuento, de cómo siga, o como termine, depende absolutamente de ustedes.

3 comentarios:

  1. Suerte mis hermanos!
    Me encanta ser parte del momento de la creación de este nuevo grupo. Es una alegría enorme ver como siguen adelante con este nuevo proyecto.
    Saben que estamos ahí para lo que necesiten!!!

    Potage (Camelot)

    ResponderEliminar

Buscar dentro del blog: